Joaquín Cosío y Emilio Portes se unen contra el mal en Belzebuth

2019-01-10 | Por: Redacción

Hace unos años el cineasta Emilio Portes Gil estrenó la fenomenal comedia Pastorela (2011), la cual tanto podía despertar el espíritu navideño como provocar la carcajada. Por su parte, el actor Joaquín Cosío, además de tener personajes icónicos como El Cochiloco para El infierno, de Luis Estrada, tiene experiencia como luchador contra vampiros zombies, como cuando participó en The strain, la serie de Guillermo del Toro.

Ambos talentos ahora unen fuerzas para combatir el mal en ­Belzebuth. Portes como director y Cosío como protagonista ofrecen una historia de terror inspirada en elementos religiosos, en uno de los proyectos mexicanos más ambiciosos de este año, pues llegará a más de 800 salas de cine a partir de este viernes.

Investigando una serie de homicidios en la frontera de México y Estados Unidos, el agente Emmanuel Ritter (Cosío), descubre que el caso parece estar ligado a la llegada del antiguo demonio Belzebuth. Para detener dicha crueldad, tendrá que enfrentarse a sí mismo antes de confrontar a las fuerzas del bien y del mal.

Con efectos especiales que hacen real cada uno de los sucesos, el director expresó en conferencia de prensa que trató de jugar con elementos policiacos y demoniacos a su vez, ya que se considera un amante de la mitología. Desde luego también destacan los tintes católicos. “Esta cinta juega mucho con los iconos, pero no es una historia nueva, es una batalla del bien contra el mal”, dijo Portes al hacer referencia a que en la literatura cristiana Belzebuth es conocido como el príncipe de los demonios, y tiene tantos nombres en la historia como manifestaciones de su maldad. 

Agregó, “es una trama que también tiene mucho que ver con las leyendas salomónicas y eso permea mucho el guión, en eso gira la mayor parte de la película. Siempre he sido fiel creyente de todo esto y me pareció bastante bueno contarlo, en México hace falta apoyar el cine de terror, no podría yo hacer cine si no fuera tan apasionado del tema”.

“Es un guion bastante bien escrito y la verdad es que la película tiene tintes muy rudos, la crucifixión, la posesión y nosotros deberíamos permanecer en un estado muy extremo. Tiene una narrativa muy poderosa  y que además me permitió la oportunidad de desenvolverme en un nuevo personaje y que no solo me encasillen en personajes de narco”, mencionó Cosío.

Asímismo, la actriz Yunuen Pardo expresó: “Es un desafío estar en un estado alterado todo el tiempo, y el trabajo que hicieron los niños es de terror, no sé como podían mantener así su estado, pero sin duda, es una película mexicana que tiene mucho por dar”.

Se trata de una producción que tuvo la fortuna de contar con la participación del actor de la famosa saga Saw, Tobin Bell, “queríamos una película que se enfocara en un público internacional, no sólo en México, por eso también es parte de hacerla en la frontera y con este gran actor”, finalizó Portes.

http://www.cronica.com.mx/notas/2019/1106726.html


Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota