El lujo de leer

2019-04-24 | Marcos Alán López Álvarez

“Carecer de libros propios es el colmo de la miseria". Benjamín Franklin.


Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica (FCE), junto con el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la estrategia nacional de lectura a finales de enero de este año. En sus declaraciones, Taibo II apuntó que se buscaría que las editoriales disminuyan el precio de sus libros ya que el costo de los libros era un impedimento para fomentar el hábito de la lectura. Un poco de razón sí tenía: México ocupa el lugar 107 de 108 en el índice de lectura de la UNESCO. Comprar un libro puede ser una inversión sumamente considerable si lo consideramos con otros gastos relacionados al entretenimiento. Guillermo Ornelas Romero, gerente regional de INEGI, apuntó la gravedad de la situación: En México gastamos más en alcohol que en libros: ¡7 pesos trimestralmente  por hogar para la compra de libros! La tarea es titánica.

El libro más popular en el mundo, curiosamente, está escrito en nuestro idioma, y es “El Quijote de la mancha”, de acuerdo a una nota de la revista británica Stylist, con cerca de 500 millones de copias vendidas, muy lejos  está “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez con 30 millones de copias vendidas.

¿Realmente es un lujo leer? En Sonora el panorama no es alentador. La Encuesta Estatal de Hábitos Lectores (EEHL) Sonora 2018, publicada por el Instituto Sonorense de Cultura, nos da algunas respuestas interesantes. Ésta se llevó a cabo durante el 20 de febrero al 1° de abril del 2018, fueron encuestadas 1600 personas mayores de 12 años de 22 municipios de Sonora. Los resultados me sorprenden y contestan algunas preguntas, pero me dejan otras:

Primero, parece ser que la lectura es aprendida por nosotros y no es exactamente inculcada, pues en la infancia el 35% leía solo, mientras que apenas el 11% indicó le leía su padre y el 19% su madre. Los maestros le leían un 50%. Primera duda: ¿Son nuestros maestros quienes debieran de inculcarnos la lectura y no nuestros padres?

Segundo, el 83% de los encuestados dice que lee en casa o en la escuela. La tendencia a leer diario en las redes sociales con un 69%, mientras que en un libro impreso lo preferimos “apenas” un 22%. La primera opción para comprar un libro es visitando una librería (57.9%), seguida por puestos ambulantes (8.9%), la escuela (7%), internet (6,3) y ferias de libros (6%).

Tercero: En una escala del 1 al 5, donde 1 representaba el desagrado de la lectura y el 5 el agrado, la tendencia fue positiva, con un 57% quienes dijeron 4 y 5. Solo el 20% indicó que lo hacía por afición, el 17% por la escuela y otro 20% para informarse.

Cuarto: A la hora de cuestionar respecto quienes leen por gusto, los números nos deberían dejar reflexivos. Quienes leen más son las personas mayores con una media anual de 7.08 libros (uno cada 51 días). Menores de 18 años tienen una media de 5.5 libros (uno cada 66 días). De 19 a 28 años leen un poco menos, 4.85 (Uno cada 75 días). Nuevamente desciende la media en la edad de 29 a 38 años, con un total de 3.82 libros (uno cada 95 días). Segunda duda: ¿Son muchos días para leer un libro si es que nos gusta tanto leer?

Quinto: En Sonora la región de la frontera es quien tiene una mayor media (5.10 libros anuales), seguida de Hermosillo (5.03), sur (4.11) y finalmente la región centro-sierra (3.38). Leen más las mujeres que los hombres (5.03 y 4.54 la media anual, respectivamente). Tercera duda: ¿Influye nuestros hábitos de lectura en el desarrollo de la región donde vivimos?

Sexto: En el 2015 leímos 3.8 libros por gusto y 2.2 por necesidad, mientras que en el 2018 leímos 4.82 por afición y 1.46 obligadamente). Cuarta duda: ¿Estamos aprendiendo a leer por gusto o se está desincentivando la lectura obligatoria?

Ojalá la próxima encuesta tenga mejores números. La lectura nos permite viajar sin dinero. Ir al pasado, examinar el presente, forjar el futuro o conocer páramos utópicos. Leer nos hará libres aun teniendo cadenas; impulsará nuestro desarrollo como personas y como sociedad. Refresca el alma y eleva el espíritu, o como lo expresó el poeta nicaragüense Rubén Darío: “Es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor".

Este 23 de abril se celebra el día internacional del libro y del derecho de autor. Este año 2019 la ciudad de Sharjah en los Emiratos Árabes Unidos será la capital mundial del libro, y el próximo año albergará los festejos Kaula Lampur en Malasia

Puedes escribirme para estar en contacto contigo en mis redes sociales:

Twitter: @Marcos_LopAlv

Instagram: @Marcos.lopalv

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota