La legalización de carros chuecos y la gran oportunidad de Sylvana

2019-06-15 | Eugenio Madero

a zozobra que en otros años se tenía por el posible decomiso masivo de carros chocolates, se hizo realidad esta semana cuando elementos de la Policía Municipal y del Cevce del Gobierno del Estado empezaron a dejar a pie a decenas de hermosillenses.

Operativos coordinados en varios sectores de nuestra ciudad, pudieron confirmar el aseguramiento de automóviles extranjeros de modelos recientes y de altos costos, ya sean de lujo o deportivos (Mercedes Benz, Mini Cooper, Aude y BMW, entre otros).

Por lo que declaró la gobernadora Claudia Pavlovich, esta es una acción conjunta que solicitó el propio Ayuntamiento de Hermosillo que tiene la finalidad de mitigar los actos delictivos que se cometen utilizando estos vehículos.

Tan grave es el problema, que en declaraciones del comisario de Seguridad Pública en esta capital, Luis Alberto Campa Lastra, son muchos los atracos que se registran cuando utilizan estos autos.

Aparte que son demasiados accidentes viales y en los que difícilmente se les finca responsabilidad a los dueños de estos carros.

Al trascender esta noticia de manera inmediata, resultaron obvias las reacciones a favor y en contra a través de las redes sociales de internet; siendo hasta el viernes por la tarde (al cierre de esta columna) un total de 40 carros los decomisados en los operativos conjuntos realizados por las autoridades estatales y municipales.

Pero más que los carros decomisados, creo que fueron más los autos que dejaron de circular para que no se los quitaran.

El tráfico de mediodía, por ejemplo, ya no se vio tan congestionado como en otras ocasiones.

Aunque no tenemos la intención de escribir cifras que usted encuentra en notas informativas (ya que esta columna es de comentarios y opiniones de un servidor, básicamente), los aproximadamente 400 mil automóviles chuecos que circulan en Sonora pudieran significar un buen ingreso de dinero.

En caso de que fueran legalizados, por supuesto.

Porque si consideramos que de esos 400 mil carros chuecos que hay en todo Sonora, existen en Hermosillo al menos un 35%, estaríamos hablando que en este ranchón circulan 140 mil que congestionan nuestras deterioradas vialidades.

Este viernes por la tarde y cuando nos disponíamos a enviar el correo electrónico de estos comentarios, nos llega la noticia de una reunión muy importante que encabezó el secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, con otros funcionarios estatales y municipales.

Durante la reunión sostenida en las instalaciones del C5i, y en la que también estuvieron el secretario de Seguridad Pública, David Anaya Coley; la fiscal general de Justicia, Claudia Indira Contreras Córdova; y los Presidentes Municipales de los Ayuntamientos más grandes de Sonora, se tomó el acuerdo de expandir a otros municipios de Sonora el operativo para decomisar los carros “chocolates” de dudosa circulación.

La presencia de la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, animó, por así decirlo, que los Presidentes Municipales de Ciudad Obregón, Empalme, Guaymas, Navojoa, Caborca, Nogales, San Luis Río Colorado, Santa Ana y Puerto Peñasco solicitaran también el operativo que inminentemente bajará la incidencia delictiva.

Al menos en los delitos que se cometen a bordo de estos vehículos.

Sin embargo hay algo que debemos de destacar, y que incluso ya manifestaron las autoridades:

La intención ahora con los carros chuecos de modelos atrasados (del 2010 y anteriores), es que cuenten con un seguro de pago de daños a terceros.

Esa posibilidad, créame usted, tiene frotándose las manos a las aseguradoras que están instaladas en Sonora.

Sobre todo aquellas que manejan seguros corporativos y que ya tienen experiencia trabajando con algunos niveles de gobierno.

Es necesario comentarles también la ausencia en estos días de la senadora priista Sylvana Beltrones Sánchez, quien durante su campaña prometió consolidar la legalización de los carros chocolates que circulan en Sonora.

Creo que de aparecer en estos días la joven Legisladora, aprovecharía al máximo esa oportunidad de cumplir sus compromisos de campaña y sobre todo fortalecer su imagen para cuando se ocupe otra vez el voto del pueblo.

Recuerde usted, pues, que Sylvana Beltrones ha sido mencionada en varias ocasiones como una posible aspirante a la Gubernatura para el 2021.

Capacidad, inteligencia, liderazgo y contactos ¡vaya que sí tiene! para asumir un reto tan importante.

Y aunque la legalización de carros chuecos no sea un tema fundamental para la sobrevivencia de Sonora, sí sería muy importante que Beltrones Sánchez se ganara el aprecio de la gente con este tipo de acciones.

En el caso de los seguros, me gustaría averiguar cuántos autos hacinados y que se quemaron esta semana en el corralón municipal de Las Minitas contaban con una póliza de daños y perjuicios.

Desde hace algún tiempo, por si usted no lo sabía, cada autoridad municipal que entra a manejar las finanzas del Ayuntamiento de Hermosillo tiene la práctica común de mandar incendiar los carros.

El objetivo:

Obvio:

Cobrar los seguros.

En otras administraciones, el tesorero municipal en turno se encargaba de asegurar patrullas, automóviles pick ups y sedan de todas las dependencias (en uso o desuso), con el fin de cobrar sus seguros por daños o incendio.

Cheque usted, por ejemplo, cuántas veces en los últimos años se han registrado incendios de carros del Ayuntamiento en el corralón de Las Minitas y el del basurón que también se ubica por la calle 26.

Seguimos el lunes.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota