Visitan políticos a “Miguel Alemán” solo en campañas; CPA y CLC hacen la excepción

2019-07-17 | Eugenio Madero

Se pudiera haber dicho “tarde pero seguro”.


Pero realmente ha resultado muy oportuna lo que pudiera ser la pre entrega del albergue para niños y adolescentes “Villas del Papa Francisco”, el cual está ubicado en el Poblado Miguel Alemán, municipio de Hermosillo, y que resulta ser en el primero en todo el país.


Luego de dos años de haberse dilatado la consolidación de este proyecto, por fin quedó casi terminado el lugar donde los hijos de los jornaleros agrícolas podrán quedarse con buenos cuidados por parte de personal especializado que está siendo seleccionado para estas tareas.


Esto mientras sus papás se van a trabajar a los campos agrícolas de La Costa de Hermosilllo, por supuesto.


Pero una vez que inicie el ciclo escolar 2019/2020.


Claudia Pavlovich Arellano, en su calidad de Gobernadora del Estado, cumplió su palabra empeñada luego del concierto de los excelentes tenores Plácido Domingo y Arturo Chacón, con lo cual prácticamente llenaron las butacas y el terreno de juego del Estadio Sonora.


Lo que a los pocos meses se criticó por las buenas intenciones de este concierto, se quedó en puros infundios; ya que algunos detractores señalaban constantemente que no existía ningún proyecto o construcción que coincidiera con la promesa de algún albergue en las inmediaciones del Poblado Miguel Alemán.


Ahora lo importante es que, gracias a la voluntad de muchas personas, el elemento más esencial de la actividad agrícola en la región centro de Sonora (los jornaleros, pues), podrán tener esa tranquilidad para cuando se vayan a los campos de cultivo a partirse el alma de sol a sol.


Y me refiero de sol a sol, de manera literal, claro.


Recordemos que la Costa de Hermosillo y concretamente el Poblado Miguel Alemán (el cual fue abierto a la producción agrícola a finales de los años 40’s y principios de los 50’s), ha tenido personajes y empresarios que han contribuido para que sea hoy una de las regiones que más aportan a la economía de Sonora y de México.


Los famosos “Agro Titanes” (que heredaron sus propiedades a sus hijos y ahora a sus nietos) son quienes tuvieron la visión de encontrar en medio del desierto la actividad que los hiciera más ricos; pero que también hubiera la opción de que la gente contará con una excelente fuente de empleo.


Familias reconocidas en Hermosillo (y que también se han dedicado a otros giros comerciales), son quienes siguen manteniendo esos centros laborales no solo para los sonorenses; también para muchos connacionales del sur del país, incluyendo Mixtecos, Zapotecos y Triquis que ya se cuentan por miles.


Todos ellos venidos de Guerrero, Chiapas y Oaxaca; y a quienes las autoridades y los patrones les cumplen con sus sueldos, prestaciones y servicios médicos.


Aunque todavía falta mucho por lograr, por supuesto.


Precisamente en “Miguel Alemán”, donde se concentra la mayor parte de la población de toda la Costa de Hermosillo, se han logrado avances significativos; pero de ninguna manera se pueden lanzar las campanas al vuelo


Ahora que la gobernadora Claudia Pavlovich estuvo en este albergue, la acompañó la ahora ex presidenta del DIF Sonora, Margarita Ibarra de Torres; y el secretario de Educación en la entidad, Víctor Guerrero González; supervisando los nuevos espacios para el cuidado y la enseñanza de esos niños y adolescentes que todavía se quedan solos mientras sus papás se van a trabajar a los campos.


Debemos aceptar que de por vida, no todas las autoridades de los tres niveles han visto con buenos ojos a la Costa de Hermosillo y concretamente al Poblado Miguel Alemán.


Salvo en las etapas de campaña en que los políticos visitan constantemente a esta comunidad en busca del voto, resulta hasta típico que después de ganar las elecciones hay una total indiferencia hacia los pobres que los apoyaron.

Para buena fortuna, tal parece que actualmente no es el caso.


Al menos por parte de algunas autoridades.


Porque salvo el Gobierno Federal con su súper delegado Jorge Taddei Bringas (que nunca ha visto qué ondas con la Costa de Hermosillo), el Gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Hermosillo sí han acudido al llamado de los más necesitados.


La visita de hace días de la Gobernadora a esa comunidad, se convirtió en una gira más pero muy productiva; lo cual nos hizo recordar que sus primeros contactos con sus pobladores fueron cuando pertenecía al Cabildo de Hermosillo y que en aquel entonces era conocida como “La Regidora Piel Canela”.


Y lo importante de cada gira de Pavlovich Arellano, reitero, es que siempre ha llevado beneficios para quien o quienes más lo necesitan.


Lo mismo se podría decir de la presidenta municipal, Célida López Cárdenas, a quien ya en bastantes ocasiones la hemos visto por esos rumbos, en los campos agrícolas, Bahía de Kino, Punta Chueca y otras comunidades sumamente vulnerables.


Pero, al que no hemos visto en esa región, como dijimos líneas arriba, es al delegado de Bienestar Social del Gobierno de la República.


Jorge Taddei Bringas, en lugar de cumplir con su responsabilidad, se la ha pasado abriendo frentes con funcionarios diferentes a su partido y de otros niveles y poderes, con periodistas y quien quite hasta con los vecinos de su cuadra.


Pero de su trabajo al frente de la dependencia, ya sea que se registre la activación de algún programa social u otra acción relacionada… ¡nada!


Recuerdo que todavía en las agonías del sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto, los programas sociales que encabezaba en Sonora el ex delegado Jesús Rosario Rodríguez Quiñónes, siguieron vigentes hasta el día último de noviembre del 2018.


Con este nuevo albergue, se cubre un poco más la necesidad de contar con este tipo de instalaciones en una de las dos zonas más pobres de nuestro Estado


Junto a los ejidos y comunidades de Etchojoa, por supuesto.

El viejo Centro Comunitario del PMA (y que se construyó durante la época de Luis Donaldo Colosio al frente de Sedesol, gracias a las peticiones de la Iglesia Católica del lugar y del extinto dirigente sindical Trinidad Sánchez Leyva), es un espacio que también ha servido mucho para el buen desarrollo y formación de tantos niños y jóvenes que han nacido y crecido en este lugar.


Lo malo, y eso se debe de entender, es que no hay cupo para todos, pues son solo 500 lugares para niños y adolescentes de pre escolar, primaria y secundaria; pero se seguirá avanzando en una meta que tarde o temprano se cumplirá.


Por lo pronto hay que reconocer al empresariado de esta región (a los agricultores, pues), a las autoridades de todos los niveles (incluyendo las de Gobierno Federal, para ver si se ponen las pilas) y a las organizaciones independientes que han aportado a la causa.


Entre ellas al Sindicato Salvador Alvarado que dirige Iris Fernanda Sánchez Chiu, quien ha hecho algunas gestiones importantes para el Poblado Miguel Alemán, como la instalación de la preparatoria Cecytes y más recientemente la extensión del Instituto Tecnológico de Hermosillo (ITH).


Durante estos días de vacaciones, por cierto, Sánchez Chiu organizó con su grupo de colaboradores un Campamento de Verano para todos los niños del lugar, lo cual ha resultado un gran éxito por la convivencia y las buenas enseñanzas que reciben casi 200 chamacos de edades de 7 a 15 años.


Que tengan muy buen día.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota