Era necesario recordar quién manda en Sonora

2019-08-15 | Eugenio Madero

Al menos en la historia reciente, esta es la segunda ocasión en que un titular del Poder Ejecutivo en Sonora pone una denuncia formal contra la presunta delincuencia organizada.


Y por lo que se sabe, Claudia Pavlovich se convirtió en la primera mujer gobernante de alguna entidad federativa de nuestro país que tiene el valor de enfrentar las cosas como son; lo cual significa un ejemplo a seguir por sus colegas de otros Estados que también han sido amenazados.


Primero fue Manlio Fabio Beltrones, quien durante su sexenio de 1991 a 1997 denunció a Amado Carrillo Fuentes; y al hacerlo Pavlovich Arellano el pasado viernes, fue contra quien resulte responsable por las amenazas aparecidas en una manta colgada en un puente conocido como “El Gallo” y que se encuentra al sur de la ciudad.


La reunión celebrada este martes 13 de agosto en Guaymas, fue fundamental para dilucidar el plan de trabajo y las estrategias que se van a aplicar a la seguridad pública de nuestro Estado; el cual ha sido utilizado como campo de batalla por tantos homicidios a mano armada por todos los municipios.


Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del Gobierno Federal, desestimó los datos que han aparecido en todas las mantas de Sonora; incluyendo por supuesto las de Ciudad Obregón, Guaymas y Hermosillo.


El alto funcionario dijo que no se pueden tomar en serio los mensajes en dichos rótulos, como si fueran boletines oficiales de parte de alguien que supuestamente quiere  comunicar algo.


Y en eso tiene razón; ya que es muy posible que algunos datos sean ficticios -a propósito- con la intención de desviar la atención de alguna línea de investigación que pudiera estar en curso por parte de la justicia federal.


Porque para eso, dijo más o menos con esas palabras, la Federación tiene sus órganos de inteligencia para conseguir toda la información necesaria.


Ante esa revelación afirmó que en Sonora todos los grupos criminales están plenamente identificados; y que por eso aparte del aspecto operativo, el Gobierno de la República está tratando de acabarlos por la vertiente financiera.


Sin embargo hay algo que debo decirles:


Coincido con la versión de algunos funcionarios del Gobierno de Estado, en el sentido de que era necesario pegarle un puñetazo a la mesa (por la denuncia interpuesta por Claudia Pavlovich), para reiterar quién gobierna en Sonora.


Debemos de recordar, también, que hace meses se presentó un comando armado en el rancho del suegro de la Gobernadora con obvias intenciones de intimidación.


Esa acción provocó que se hicieran muchas especulaciones en torno a la gobernabilidad que a pesar de todo ha prevalecido en Sonora.


Ahora que llegó la Guardia Nacional y que va a haber cambio de mandos superiores en las Policías Municipales de las ciudades que han presentado mayor cantidad de homicidios, podría surgir otra mala racha en lo que se acomodan las cosas.


Es viable, entonces, que resurja la aparición de mantas intimidatorias y otros actos delictivos.


Aunque tenemos confianza en que no se hagan realidad mis negativas predicciones.


Sobre este tema, el dirigente estatal del PRI, Ernesto De Lucas Hopkins, dio a entender que la manta dedicada a la Gobernadora tiene un trasfondo político y del cual no quiso revelar nada a los reporteros para no entorpecer las investigaciones.


Me imagino que como aliado del Gobierno del Estado y en su carácter de ex Secretario de Seguridad Pública en Sonora, el “Pato” pudiera contribuir con declaraciones ministeriales para aclarar este asunto.


Lo que me llama la atención de todo este tema, es que nunca ha habido el reporte de alguna corporación policiaca o patrulla que haya sorprendido -o atrapado- a altas horas de la madrugada a alguna persona colocando las mantas en los puentes de las ciudades que mencioné.


Pero ni modo.


Siguiendo con el tema de seguridad, este día la alcaldesa Célida López Cárdenas someterá a la votación del Cabildo la propuesta del general Gilberto Landeros Briseño como nuevo comisario de la Policía Municipal de Hermosillo.


Con la aplanadora guinda que tiene Morena con sus Regidores, no creemos que haya algún obstáculo para que inmediatamente el General retirado tome protesta y ocupe la oficina más importante de la Comandancia Municipal.


Pero sobre todo, ¿sabe usted?, es necesario que se mitigue el problema con los policías que se manifestaron y bloquearon las calles el pasado martes por la mañana.


Y creo que la mayoría de esos elementos inconformes, son parte de los 179 que declaró la Alcaldesa que ya no deberían estar en la corporación.


Lo bueno es que Célida López Cárdenas dice las cosas como las piensa, porque su autenticidad la hace actuar como realmente aparenta.


Un ejemplo de ello, es que:


Este miércoles me tocó ver un twitter que dice “El General ya se me cuadró. Sabe que es difícil trabajar conmigo. Yo soy la Presidenta Municipal y me responderá a mí”.


¿Alguna duda?


Por otro lado en Ciudad Obregón, el presidente municipal Sergio Pablo Mariscal Alvarado salió en defensa de Francisco Cano Castro para que continúe como comisario general; enviando al coronel de infantería Jorge Solís Casanova como director operativo.


Como segundón, pues.


Esperemos nomás que esa decisión del Alcalde cajemense no tenga efectos negativos con los recursos federales, apoyo de armamento y sobre todo con los homicidios.


Por hoy, es todo.


Gracias, amigos.


Seguimos mañana.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota