Funcionaria del Ayuntamiento de Hermosillo en Cuba y Kathya se sale del juzgado

2019-09-18 | Hiram Rodríguez L.

Vaya modelo tan cinco estrellas resultó ser Lilian Navarro Lucero, quien, para mayores señas, es la subdirectora de Inspección y Vigilancia en el Ayuntamiento de Hermosillo, suplente en el Congreso de la Unión, nada más y nada menos, que de la diputada Wendy Briceño, la diputada que va a secar las lágrimas de la alcaldesa Célida Lopez, porque sacará de la pobreza al Ayuntamiento de Hermosillo, por su trabajo a favor del municipio y en defensa del presupuesto de la ciudad y de Sonora.

 

La señorita Navarro Lucero, se ha convertido en un digno ejemplo de cómo administrar la austeridad republicana que tanto promulga el presidente, ya que hace unos días tomó un avión a la mismísima tierra de papá Fidel Castro, y se fue hasta la playa de Varadero a hacer buen uso de los dineros que seguramente le depositaron los contribuyentes y algunos multados, donde se pasó unos días alejada del bullicio y la falsa austeridad, o, ¿quién sabe?, es probable que el viaje no lo haya pagado la dependencia que Gino Saracco dirige, y el viaje haya corrido con cargo al congreso de la Unión por medio de la diputada que nos va a sacar de pobres.

 

Pero bueno, el punto es que seguramente ni la alcaldesa Célida López se ha dado estos lujos, ya que anda en completo “buscamiento” de dinero para tapar baches y no para tapar viajes de funcionarias de segundo piso, que a final de cuentas nos queda el cuestionamiento de que, si una subdirectora puede pagar este viaje de placer, que no solamente se limita al pago de aviones, sino de hoteles, transportación y obviamente diversión que incluye mojitos y comidas, ¿qué no podrá pagar el secretario del Ayuntamiento Joaquín Rodríguez Vejar?, quién gana el doble, y no puede meter en cintura ni a la gente a su cargo.

 

En fin, de estas historias seguramente las seguiremos viendo. Lo cierto es que, del neoliberalismo a la 4T, la única diferencia es que los neoliberales se iban a Estados Unidos, mientras la 4T, prefiere el Caribe.

 

Kathya se sale del juzgado

No puedo estar en contra del desmadre vía redes sociales que hizo la noche del martes Kathya Félix, esposa del ex secretario de comunicación de Guillermo PadrésJorge Morales Borbón, pues es obvio que la frustración en el sentimiento de esposa irrumpió en ella, al ver que su esposo volvería a entrar nuevamente en un proceso penal por el delito de Cohecho, que según el artículo 222 del Código Penal Federal, y en el caso de Morales Borbón como funcionario público se define como:

 

El servidor público que por sí, o por interpósita persona solicite o reciba indebidamente para sí o para otro, dinero o cualquiera otra dádiva, o acepte una promesa, para hacer o dejar de hacer algo justo o injusto relacionado con sus funciones”.

 

Aun no terminaba la audiencia cuando Kathia Félix se salió de ésta, ante los gritos del Juez que le gritaba “señora”, haciendo referencia a que no se saliera del recinto, sabedor de que estaba quebrantando la ley, según el artículo 56 del Código Nacional de Procedimientos Penales, misma aplicación para Sonora, donde nos habla de la presencia del imputado en las audiencias y dice:

 

“Las audiencias se realizarán con la presencia ininterrumpida de quien o quienes integren el Órgano jurisdiccional y de las partes que intervienen en el proceso, salvo disposición en contrario. El imputado no podrá retirarse de la audiencia sin autorización del Órgano jurisdiccional”.

 

Lo quiere decir que ni el imputado, ni tampoco los asistentes podrán salir del recinto, rompiendo la solemnidad de la audiencia, ya que esta debe terminar hasta que el Juez lo diga. Ni siquiera Kathia Félix o la Gobernadora se pueden salir. Así lo marca la ley.

 

La audiencia tiene el valor de publicidad, o sea que es pública, y de continuidad, que quiere decir que no puede ser interrumpida.

 

El Juez es la máxima autoridad y quien no acate las disposiciones como tal, se hace acreedor a medios de apremio, que pueden ser, en el caso de salirse como lo hiso Kathya, de uso de la fuerza pública por desacato judicial, arresto y una multa. Cosa que al parecer no sucedió hasta donde tengo entendido, porque se habla de que después del video que Kathia subió en el que los policías procesales trataron de llevarla a la sala, Kathya Félix como Jorge Morales se fueron a casa de la gobernadora Claudia Pavlovich a tocarle el timbre esperando que esta saliera. Yo me imagino, que para seguirla insultando como en el video, y vía Twitter, donde la esposa comenta que Claudia Pavlovich le da asco. ¡PLOP!

 

Ahora bien, Kathia y Jorge Morales, aseguran que todo ha sido una farsa y que fue un invento el proceso de Morales, ya que Morales Borbón inició con una publicación llamada “Sesenta segundos”, y prometía contar “su velda”. Él está completamente en su derecho de hacerlo, sólo debe probar ante la autoridad que lo que dice es real.

 

Pero yo me pregunto: ¿Jorge Morales nunca pidió moches?, yo, no lo creo, pero igual, esa es su defensa y debe demostrar que nunca lo hiso, aunque seguramente habrá quienes digan que sí, mismos que se encuentran dentro del proceso.

 

Dicen los que saben, que Odracir Espinoza dejó muchos huecos en este caso, por ello hay un desmadre, y aunque sabido es que el problema de los casos con padrecistas, es que se dice que todos traen lana, por consiguiente, traen buenos abogados y para pagar los amparos, pero al día de hoy y después de lo sucedido por la noche, Jorge Morales trae una sonrisa de oreja a oreja.

 

Lo cierto es que Kathia Félix no puede ir por la vida insultando gente, sean gobernantes, presidentes del Supremo Tribunal de Justicia de Sonora o periodistas, ni tampoco, Jorge Morales puede seguir utilizando a su esposa para defenderlo, porque al permitirlo la hace parte.

 

Oremos por la viajante a Cuba

 

Síguenos en www.entregrillosychapulines.com

 

En honor a la verdad y por cumplimiento de la ley a cualquier actor político le otorgamos su réplica, misma que estipula el DECRETO por el que se expide la Ley Reglamentaria del artículo 6o., párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia del Derecho de Réplica y reforma y adiciona el artículo 53 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota