Así no, señora Presidenta

2019-10-03 | Noé Becerra

No, señora presidenta municipal de Hermosillo. Las cosas no son así. Leí con desencanto las declaraciones de usted y sus colaboradores en un periódico local, respecto a la falta de recursos públicos.

Se duele usted y sus empleados, de que la ciudad se encuentra en las precarias condiciones de falta de bacheo, de pavimentación, de seguridad pública y de recolección de basura precisamente por la falta de pago de los contribuyentes respecto a sus cargas fiscales.

Se quejó que los hermosillenses no pagan actualmente lo correspondiente al impuesto predial y al derecho del agua. Y que la falta de ese pago trae como consecuencia que usted incumpla también con sus obligaciones. No se vale.

Existen empréstitos, créditos bancarios, presupuesto, y muchos ingresos más de que puede echar mano para salir adelante en los compromisos pactados con la sociedad hermosillense, y no empezar de nuevo a llorar su incompetencia.

“Todos pagan, o nadie goza” fue el ultimátum expresado en sus declaraciones. No es así, señora presidenta. Su obligación es resolver problemas, no repercutirlos en una población que harta está de que todo lo tenga que resolver a través de cargas impositivas. Y ahora hasta con amenazas.

En todo caso, porqué no ser más práctico, y pensar que la falta de dinero se resuelve con gestiones, sobretodo, tramitando lo necesario con “su patroncito” quien dijo que apoyaría a discreción a todo aquel que gobernara por Morena.

También tome en consideración que la falta de pago de dichas contribuciones de parte de los hermosillenses, pudieran ser resultado de la gran convocatoria que se hizo desde hace mas de un año, para no aportar contribución alguna mientras el Ayuntamiento no diera muestras de cumplir con mejores servicios públicos. Es decir, una huelga de pagos.



También puede ser resultado de que mucho sonorense se quedó sin empleo, gracias a “su patroncito”, al ser despedidos inmisericordemente de sus puestos de gobierno, y ser ocupados por morenistas, incluyendo el suyo presidenta municipal. 

También puede ser un hartazgo social en contra de su pasivo gobierno, pues el capitalino desea vivir con determinados rangos de bienestar, y usted, no se los está proporcionando.

Desinfle usted la nómina y gastos de operación que le cuesta mantener a la clase dorada de amigos, compadres, familiares que pululan en el gobierno municipal y cuídeles también las manos a todos los funcionarios que le rodean.

Haga algo, señora presidenta, no nomás quejarse sin ton ni son, de que los hermosillenses son los culpables de su incompetencia para gobernar y prestar los mejores servicios públicos a que la obliga el artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Obras son amores, y no buenas razones, reza el refrán popular. Gánese la voluntad ciudadana con obras y servicios que reclaman los pobladores. 

O usted, ¿qué opina amable lector?. 
El autor es abogado postulante por la UNAM, ha sido catedrático universitario en varios Estados y articulista en diversos periódicos del país. Teléfono (6621) 57.7114 celular  [email protected]

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota