A un año de la requisa, notable mejoría en el servicio de transporte urbano

2019-10-08 | Eugenio Madero

No hay duda que la tecnología en las comunicaciones ha sido la de mayor impacto y la más utilizada por casi toda la humanidad.

En todos los tiempos.

Pero así como el internet y las redes sociales (operados desde un teléfono celular) resultan útiles para hacer cosas buenas, también sirven para fabricar maldades -o acciones que perjudiquen a terceros-.

En este caso no solo me refiero a los llamados que hacen los jóvenes para una fiesta, juntada o “after” -donde predominan las bebidas alcohólicas y el ruido nocturno-; sino al hecho de convocar a plantones y movilizaciones por parte de algunos gremios u organizaciones que eventualmente bloquean nuestras vialidades.

Un ejemplo de ello, es la paralización -por más de doce horas- que hicieron poco más de mil 200 operadores de taxis con sus unidades en los cuatro puntos cardinales de la Ciudad de México, con el fin de exigir que las empresas de autos de alquiler Uber, Cabify o DiDi no les “agandallen” con el pasaje.

Obvio que a raíz de estas manifestaciones anticapitalistas (porque no aceptan la competencia empresarial), hubo reclamos, jaloneos y uno que otro madrazo entre los taxistas inconformes y los ciudadanos que no pudieron cumplir con muchas de sus actividades, dentro y fuera de la capital del país.

Lamentablemente en Hermosillo -y en el mismo día- se presentó algo similar.

Un grupo de ex Concesionarios del transporte público que incumplieron por muchos años con su responsabilidad, se manifestaron este lunes por la mañana para exigirle al Gobierno del Estado que les otorgue lo que ellos dicen aún está pendiente.

Como podrían ser los pagos de algunas indemnizaciones, según comentaron.

Es necesario recordar que durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador -el pasado 2 de septiembre-, este grupo de Concesionarios también hizo una manifestación para exponer sus inconformidades.

Sin embargo ni siquiera el súper delegado del Gobierno Federal en Sonora, Jorge Taddei Bringas, les hizo caso y mucho menos los atendió.

A un año de que se hizo la requisa masiva de las unidades que estaban en el centro de pernocta del boulevard Lázaro Cárdenas, los resultados han sido buenos no solo para la Dirección General del Transporte (DGT) que dirige Carlos Morales Buelna.

Los beneficios también han sido para los miles de usuarios de Hermosillo, quienes a diario tienen (y eventualmente tenemos) que madrugar para tomar la ruta que nos lleve a nuestros trabajos.

O que los chamacos tenga la oportunidad de trasladarse -sin ningún contratiempo- a la escuela, utilizando la tarjeta de transporte gratuito, por supuesto.

Luego de tomar el crucero de los bulevares Rosales y Transversal -y permanecer por un momento en las escalinatas del Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora-, los casi 80 concesionarios estrangularon con su presencia las calles de Hermosillo para dirigirse al Palacio de Gobierno.

Algunos de estos ex empresarios del transporte son personas de la tercera edad y con muchas dificultades físicas, según lo declaró uno de los líderes de la manifestación.

Sin embargo y de acuerdo a los comentarios de algunos amigos míos -con los que compartí el café el lunes al mediodía-, eran con la tención de provocar un sentimiento de lástima y ganarse la solidaridad de la gente.

Motivo por el cual no faltó quién se la “revirara” al afirmar que: “¿y ellos porqué no pensaron así de los usuarios ancianos y con discapacidad cuando usaban sus camiones?”. 

Pienso que en lugar de hacer una marcha por las calles de Hermosillo, hubiera sido preferible apostarse en donde finalmente se quedaron y exigir allí -a grito abierto- una audiencia para que les escuchen.

Y si tienen solución sus demandas, pues que se las resuelva la autoridad que los atienda.

Aunque bien dicen que cuando una exigencia no está bien fundamentada, es necesario hacerla de emoción para aparentar que sí hay argumentos.

Como creo que es éste caso.

Porque a un año de que se presentó esta requisa (que es cuando el gobierno recupera un bien que estaba en manos de un particular), nadie podrá negar que el servicio de transporte público en Hermosillo ha mejorado notablemente.

Ya que de acuerdo a lo declarado por la gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich Arellano, ya son más de 200 unidades nuevas que han entrado en circulación para beneficio de los miles de usuarios; sumando 329 que circulan por todas las rutas de Hermosillo, incluyendo las de modelos anteriores, obviamente.

Son camiones con refrigeración y una mejoría en sus tiempos de recorrido. A lo cual se le suma la buena atención de los operadores, ya que aparte de recibir capacitación para su trabajo, son supervisados constantemente por sus superiores.

Aquí no hay de otra:

Si acaso hay algo que se les deba a los concesionarios, pues simplemente que se les pague a como corresponde.

Porque no sería opción regresar las concesiones a quienes por muchos años tuvieron la oportunidad de cumplir con sus compromisos, pero nunca lo quisieron hacer.

Y aunque no comparto la cultura de hacerle caso a los dichos populares, bien dicen que “perro que come huevo, ni aunque le quemen el hocico”.

En Hermosillo son alrededor de 130 mil usuarios que invariablemente todos los días toman una ruta de camión para trasladarse de un lugar a otro; siendo un aproximado de 200 mil movilizaciones.

Mientras que en el resto del Estado suman alrededor de 600 mil servicios de transporte diariamente, considerando los camiones urbanos y rurales, taxis normales y mixtos (de transportación para personal agrícola), Uber, DiDi y otros.

Carlos Morales Buelna, titular de la Dirección General del Transporte (DGT), afirmó que salvo la licitación que se hizo recientemente, el Gobierno del Estado no ha entregado nuevas concesiones a particulares, ya que la intención es regular lo que ya se tiene.

Tal y como se ha estado haciendo.

Esperemos, entonces, que resuelva cualquier situación de conflicto.

Pero sobre todo, que se tomen las medidas precautorias para evitar que nuevamente se tomen nuestras calles y que no se perjudiquen a terceros.

Que tengan buen día.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota