Mi gusto es… (O la otra mirada)

2019-11-02 | Miguel Angel Aviles

Lo sucedido en Culiacán en días pasados trajo consigo una tonelada de opiniones y controversias entre los actores políticos, los medios y la opinión pública pero también provocó la inspiración de quienes sólo están a la espera de un hecho de este tipo para componer el corrido de rigor que al rato escucharemos en la radio, en el celular, en la tele, en una noche de sábado o mientras avanza el carro o el autobús.

Si tienen calidad o no, ya es punto y aparte. Si esto incide en el comportamiento de las nuevas generaciones para tomarlos como referente aspiracional y llegar a ser uno de los personajes que aparecen en la letra, lo podemos averiguar en otro momento. Lo que sí es cierto es que en unas horas y a la fecha más de uno agarró tinta y papel para contar a su modo lo que pudo pasar esa tarde en la capital sinaloense que primero puso en jaque a Ovidio Guzmán como blanco del operativo, luego a la población y más tarde y todavía al Gobierno federal que decidió este polémico apañón.

Como cada quien parece contarlo a su modo, seguramente estos compositores habrán hecho de su crónica musical lo que les venga en gana en su intento por contar la verdad, enaltecer a un personaje, defender alguna causa, o poner a los buenos o a los malos como héroes sin que sepamos a ciencia cierta quiénes son unos y quiénes son los otros.

Si así se le quiere ver, son registros históricos que pueden quedarse para el consumo de unos cuantos, puede trascender nomás en un sector muy específico de lo popular, o, con más suerte o calidad, pueden quedar para siempre alguno de ellos como un referente de lo que ahí aconteció.

Si se logra esto último y en unos años más se sigue escuchando, ya no importará en un sector si lo que dice en el corrido fue verdad o fue mentira, sólo se tendrá predilección por él ya sea porque les gusta la tonadita o la letra o porque lo interpreta el grupo más encumbrado de la historia o porque trae a su memoria un episodio más en esta gran puesta en escena que habrá de sumarse a tantas que hemos vivido y seguiremos viviendo en este teatro de revista que es México, nuestro querido país.

Quisiera abundar en el tema, referirme a modo de ejemplo a Los Tigres del Norte (Los Rolling Stones de Mocorito, diría mi querido amigo Mario Arturo Ramos) con su Contrabando y Traición o Camelia La Texana, decirles que fue con El Rayo y Salgado, dos amigos de mi hermano con quienes escuché primero esas canciones y no con el legendario grupo, al Charro Avitia y el corrido de El Pablote, considerado como el primer corrido sobre narcotráfico, decirles porque no estamos de acuerdo algunos de que se diga narcocorridos y no corridos que hablan sobre el narco , en fin otras cosillas al respecto, pero el espacio se acaba y será para otra ocasión cuando lo hagamos. Es más: me comprometo a escribirlo casi tan rápido como fue liberado el blanco de ese operativo.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota