Haz lo que digo, no lo que hago

2020-06-04 | Marcos Alán López Álvarez

Un popular dicho reza: "Haz lo que te digo, no lo que hago". Aplica perfectamente a lo que él Presidente López Obrador ha estado mostrando en los últimos días. Si no es que meses. La pandemia del Coronavirus, lejos de domarse, ha crecido de una manera tan violenta que pareciera se ha descontrolado, si es que alguna vez la tuvimos controlada. Así López-Gattel o López Obrador digan que la curva está domada, los casi 1100 muertos registrados ayer gritan lo contrario. El COVID-19 ha desnudado a una 4T incapaz, mal comunicada y desconcertada.

En tiempos de crisis es cuando surgen las figuras de los líderes que son capaces de mostrar el camino para la prosperidad, el éxito y prepararnos para futuras adversidades. López Obrador ha desobedecido las indicaciones que su propio subsecretario de salud ha indicado: La de quedarse en casa, la de usar cubrebocas o gel antibacterial. Es una responsabilidad que como líder debe asumir, sin embargo, en pleno pico de la pandemia, ha decidido hacer una gira por el sur del país ya que su popularidad, su preciada popularidad, se encuentra en caída libre con esto busca incrementar la de cara a las elecciones del próximo año. Esta estrategia no la siguió Enrique Peña Nieto, causándole una grave estocada a su propio partido; así lo reconoció Labastida, considerando que, debido a la gestión de Peña Nieto, el PRI perdió poder político que en antaño gozaba.

Las elecciones para el partido tricolor se convirtieron en una humillante pesadilla. López Obrador ahora busca no cometer ese error y dejar bien parado a MORENA en estas elecciones intermedias, ya que esto significa asegurar las Cámaras y gobernaturas para él y sus intereses, los intereses de la 4T. López Obrador es un político inteligente, y sabe que en el mundo de la política el único aliado es el pueblo; y si estás en armonía con el pueblo el pueblo te pondrá como su líder (esto no significa que seas capaz de llevar ese puesto). AMLO ha conseguido de esta manera migrar del PRI al PRD, después dirigir la Ciudad de México,  organizar un plantón como el que hizo en reforma, y finalmente conquistar - mediante la polarización de la población-  la presidencia en el 2018. La estrategia que le funcionó, sigue aplicándola ahora como presidente, pero ya no estamos en campaña. Ahora el presidente debe cuidarse y considerar las medidas preventivas para no contagiarse de COVID-19.

La edad de AMLO, su corazón y su nula protección deben interesarle también a su equipo, ya que su propia imagen incentiva el desacato de las normas preventivas propuestas por López-Gattel. No es tiempo de sentirse inmortales o de creer que el virus no le va a tocar porque es honesto, honrado y tiene un “detente” en su cartera. Hay que respetar a un virus que ha causado casi 12 mil muertos en nuestro país, la saturación de nuestros hospitales al grado de exponer un sistema de salud indefenso y el contagio de mas de 100 mil mexicanos. En Sonora, la situación es igualmente preocupante, sobre todo en la capital. Ya quedó muy lejos el segundo lugar que parecía inalcanzable.

Hermosillo tiene un índice tan alto, en parte por la cantidad de personas que la habitan, y por los estragos de una ciudadanía apática e irresponsable. En uno que parece caso aislado, incidentes como el visto en Comercial Zazueta, demuestran que los hermosillenses no están preparados para usar cubrebocas, gel antibacterial o sanitizar los objetos que usamos. No debemos bajar la guardia, ni seguir consejos sobreoptimistas de cadenas en redes sociales. Las indicaciones ya están dadas, no hay nada que agregar. Aunque el presidente se vaya de viaje, es hora de quedarse en casa; aunque no use protección, nosotros enseñémosle a él. Solo un consejo: Haz lo que digo, no lo que hago.

Puedes escribirme para estar en contacto contigo en mis redes sociales:
Twitter: @Marcos_LopAlv
Instagram: @Marcos.lopalv

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota