Riéndose del sufrimiento ajeno

2020-10-12 00:00:00 | Gustavo Tena

Muchos videos, memes, chistes e información me llegan diariamente a mi celular, la mayoría la borro porque luego se le llena la memoria. Pero dejé una imagen y un video guardados porque me impactaron de manera negativa. Y se los platico. 

La imagen fue de un muchachito y que en la parte superior se lee, “Se Busca para darle cuello” y abajo se puede ver que la persona de la foto, efectivamente, por una deformación física carecía de cuello. Se supone que esto debe causar gracia y en efecto, mi primera reacción fue sonreír, pero de inmediato, me di cuenta que se estaba usando el defecto físico de una persona, para provocar risas. ¿Cuántas veces nos apenamos por imperfecciones que tenemos tan sin chiste y tratamos de cubrirlas? Que nos salió un grano, que no somos personas atractivas, cuando estábamos chicos nos apenaba cuando se nos caía un diente y un sinfín de pequeñeces o detalles de los cuales cuando alguien se burlaba de nosotros, no hacía sentir mal. Ahora imaginemos que nacimos con una malformación mayor… Y que encima ruede por redes sociales una foto nuestra sacando chiste de nuestra pena. 

Eso mi estimado lector, se le llama no tener empatía. Empatía es la capacidad de poder ponernos en la situación de otras personas y comprender desde su perspectiva por lo que están pasando. Es inhumano no ser empático con nuestros semejantes y se le llama inhumano a la carencia de humanidad, o sea, la empatía es característica primordial en la raza humana ¿Por qué estamos perdiendo nuestra capacidad de empatía? 

También les comentaba que me llegó un video y este fue el colmo de la salvajada… Sale en el video un muchacho al que, al parecer, agarraron robando unos policías preventivos. Pero estos en lugar de proceder de acuerdo a sus reglamentos y procedimientos, se dedicaron a torturarlo psicológicamente. Primero le hicieron reconocer que había robado y luego le dieron a escoger entre si que prefería, cincuenta tablazos en la espalda o que el policía le metiera el pene en su ano y que luego se lo metería en la boca… No estoy seguro de cuantos policías eran, ya que procuraron no aparecer en la imagen.  Al parecer eran un policía varón y una policía mujer, porque se alcanza a escuchar en un momento una voz femenina ordenándole algo al presunto ladrón y clara víctima de estos salvajes en uniforme. Se alcanza a ver el escudo de policía de la corporación, donde a duras penas se lee “Municipal” y abajo la ultima parte de una palabra “…ATLAN”. Considerando la forma de hablar de todos, se pudiese intuir que son de la policía de Mazatlán. 

Quienes comparten este video, se ríen de la situación donde un muchacho que a leguas se nota que ha tenido una existencia miserable toda su vida, quien en su rostro lleva marcado el permanente sufrimiento diario, es torturado psicológicamente por quienes deberían ser sinónimo de seguridad y por el contrario se comportan como demonios disfrutando del poder que les brinda su uniforme y se divierten haciendo sufrir a un ser humano cuya existencia esta marcada por el sufrimiento. No me importa si el muchacho es ladrón o no, el ver como unos agentes de seguridad disfrutan con el sufrimiento de un semejante es por lo menos, insultante, degradante… No es de humanos disfrutar del dolor de otras personas y quienes comparten estas imágenes como chiste, se rebajan al mismo nivel de quienes las protagonizan. 

Es de psicópatas el carecer de empatía… 

Me pregunto, ¿Eso les enseñan en la escuela de policía? O con otros se desquitan de las acciones de sus superiores y es ya, como una cultura en las corporaciones. Pero no nos olvidemos de quienes comparten las imágenes por redes sociales como si esto fuera el gran chiste, bajo la escusa de que el muchacho era un ladrón y que se merecía el ultraje de los policías. También son inhumanos quienes comparten estos chistes en video divirtiéndose del ultraje y sufrimiento de otro ser humano… ¿Qué no le harían a un pobre animal? 

Lo menos que debemos sentir cuando vemos una persona que es notorio que su vida ha sido un infierno, es lastima y deseos de ayudarle, no atormentarle más. 

En el rostro… traía marcada la miseria, la impotencia, la soledad y mansamente escogía el ultraje sobre el dolor, de las alternativas que le dieron a escoger sus verdugos uniformados. 

Yo no acepto una sociedad de psicópatas… a si no somos los seres humanos. 

 

Gustavo Tena H.

Fotógrafo profesional y ciudadano

ciudadanopenso@gmx.es

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota