Lo que está bien, no puede estar mal

2021-07-21 00:00:00 | Hiram Rodríguez L.

A veces amanezco con la perilla que cambia los estados de mí pensamiento en estado lógico, y, me hace recordar las frases de mi abuelo, tales como: “Lo que está bien, no puede estar mal”, el zumo puro de la lógica se capta en dicha frase, ni más ni menos. Seguramente algún mal sueño o un movimiento espontáneo al capearse algún hacha que me tiró un vikingo en una pesadilla, es lo que ha de haber movido la perilla de abstracto a lógico, cosa que no es muy recurrente.

 

En fin, al recordar dicha frase, no puedo más que pensar en lo que dijo el presidente López Obrador desde su “matraquera”, y es que, al nombrar a las cincuenta ciudades con más incidencia delictiva del país, en Sonora tenemos los honrosos lugares, cuarto; veintidós; treinta y dos; cuarenta y uno, y, cuarenta y siete, del pódium de la violencia en cinco ciudades que entraron en el ranking de las cincuenta más… Más violentas, más jodidas y más llenas de terror, Obregón, Hermosillo, Guaymas, Caborca y San Luis Río Colorado respectivamente.

 

Por su parte, lo de siempre, las autoridades de los tres niveles de Gobierno siguen jugando a trabajar ocho horas y a dormir ocho horas, aunque sean las mismas, y ya tienen dieciséis horas libres para hacer lo que les venga en gana, además del ahorro de energía. Pero ahí me traen todo cagado y la Benavides sin pañales, el Lomotíl agotado y si no fuera por el sol que me quema hasta en la noche, la epidermis la tuviera albina, del miedo de que me vaya a tocar un cabrón con arma blanca, negra o roja, ¡queliase el color!, y me truene uno o dos tiros y se lleve los dos millones de piojos en especie que tengo debajo del colchón.

 

La Guardia Nacional no ha podido, La AMIC no ha podido y las Policías Municipales se lavan las manos porque no les toca, aunque saben dónde está cada tirador.

 

En fin, estamos jodidos con el favor de Dios, y en espera del milagro de que las autoridades entiendan que las ocho horas para trabajar no deben de ser las mismas que para dormir. En este rubro de la seguridad para los ciudadanos, Andrés Manuel LópezClaudia Pavlovich y los presidentes municipales, han sido un rotundo fracaso, y si no, pregúnteles a las madres buscadoras, a quienes seguramente les vale madre si la nueva Maverick se ensambla en Hermosillo o en Bagdad.

 

Café entre Grillos

1. Me gusta el rock y me dio covid, dos combinaciones sin precedentes. Tengo un buen doctor, quien me dice: “tener una vida saludable, hacer ejercicio, dormir bien, no fumar, sólo beber agua, no usar drogas, comer sano y no ser promiscuo son las claves para la longevidad”. Por años he seguido al pie de la letra sus instrucciones, sobre todo el de no ser promiscuo, y me ha funcionado, no fumo porque me da asco el olor del cigarro, no tomo porque no me gusta el sabor de la cerveza y ya me enfadé de hacer el ridículo, ahora lo hago en mis cinco sentidos; no bailo abrazado con otras damas, por el fino olfato de mi mujer, aunque ahorita lo trae bajito por el covid, y de drogas, sobra con la adrenalina que paso al no limpiar los baños, no limpiar el patio, y no lavar los platos a tiempo. Sin embargo, confieso que por mi RH Sangre de Cochi, he estado a punto de dejar a mi médico y seguir el ejemplo de The Rolling Stones, quienes se ponen unas “pedotas” y con truco, comen lo que haya, de mujeres hasta el cansancio y de hombres, mejor ni hablamos, les encanta hacer “desarreglos” pero todos arriba de setenta años cerca de los ochenta y al “cienón”. No necesito ni pensarlo.

 

2. Esos que han nacido pobres y feos, siempre van a tener una posibilidad, sobre todo en los tiempos de la 4T, y es que al crecer, ambas condiciones se desarrollen sin necesidad de regarlas. De igual manera, que pobreza de actuar el de la Coesprisson, encargada de la movilidad en restaurantes, plazas y locales comerciales, pues se ve la fealdad de sus malos actos al dejar que en tiempos de coronavirus, lugares comerciales como la Plaza La Ruina, misma que tiene varios restaurantes y tiendas de ropa y chucherías, se la lleve hasta la madre de llena todos los días, y con singular alegría los comerciantes están tirando el coronapiojo, mientras la gente en esta tercera ola de coronavirus se está infectando. No cuidan las medidas sanitarias en ningún restaurante según nuestros grillo-reporteros, y la Coesprisson, a toda matrix, sacándose la mugre del ombligo con la llave del carro. Si para hacerse ojo de hormiga no hace falta título, no quisiera pensar que cobran una feria por dejar a la Ruina en Paz.

 

3. Algo que no he acabado de entender es que, si el que se muere pasa a mejor vida, porque nadie quiere morirse. Y lo mismo pasa con los políticos, quienes inventaron esa frase mamona que reza: “no existen los muertos políticos”¡ay sí, tú la traes!, lo “pior” es que así se está viendo, con una claridad que ni los limpiaparabrisas de los cruceros en Hermosillo, ya que vemos a el gobernador electo Alfonso Durazo, muy sedita con la gobernadora saliente Claudia Pavlovich, como si en Sonora todo estuviera de relumbrón, que hay que decir que obras de relumbrón es lo que no hubo, puro arreglar lo jodido por Padrés, cuando en campaña, Sonora era de los estados más corruptos del país, y obviamente, que uno que otro sonorense bien nacido, se llenó las alforjas con puro billetito nuevo del Banorte. Pero bueno, llegando el gobernador Alfonso Durazo, vamos a ver quiénes son los llamados, porque obviamente, no los van a dejar pasar y el respetable quiere sangre y hierro forjado en un cuarto tres por cuatro.

 

Oremos para que lo que está bien, nunca esté mal

 

Síguenos en www.entregrillosychapulines.com

 

En honor a la verdad y por cumplimiento de la ley a cualquier actor político le otorgamos su réplica, misma que estipula el DECRETO por el que se expide la Ley Reglamentaria del artículo 6o., párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia del Derecho de Réplica y reforma y adiciona el artículo 53 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.


Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota