Los policías reprobados en el C3 ¿andan armados?

2021-11-04 00:00:00 | Eugenio Madero

El nombramiento del titular de una corporación policiaca de cualquier nivel, casi siempre causa polémica en los círculos sociales y con más razón en el gremio político.

Muchas veces porque no tienen el perfil para el puesto.

Y en otras ocasiones porque el Gobernante en turno cumple el compromiso con alguien “quemado” en el tema por sus nulos resultados del pasado.

O simplemente porque tiene algún “antecedente” personal o profesional que no le ayuda.

Con esto les quiero decir que la designación de Manuel Emilio Hoyos Díaz como nuevo comisario de la Policía Municipal de Hermosillo, quizá no haya sido tomada con tanto agrado como para hacerle una fiesta de bienvenida.

Pero hay que reconocer, pues, que tampoco provocó inconformidades.

Al menos que se hayan manifestado de manera pública.

El miércoles de esta semana, al sostener su primer encuentro de por vida con los columnistas y “opinólogos” de la Mesa Cancún que preside el empresario Carlos Rodríguez Pérez, el invitado demostró capacidad y preparación en esta difícil profesión que curiosamente también la tiene por herencia; ya que su papá -del mismo nombre- fue policía de carrera por más de 40 años.

Pocas veces se ha visto que para tal puesto público, se cuente con un perfil tan completo de manera académica y también en la práctica, como resulta este caso.

Porque lejos de haber sido elemento de la otrora Policía Judicial del Estado (PJE), Hoyos Díaz cuenta con la Licenciatura de Derecho, una Maestría en Ciencias Forenses y Victimología; además de haber recibido una gran cantidad de cursos, seminarios y capacitaciones -dentro y fuera del país y del continente-.

En el caso de la inseguridad pública que vivimos en Hermosillo, fue muy claro al señalar las malas condiciones que encontró la corporación; la cual cuenta en su mayoría con elementos de 15 y 20 años de antigüedad.

Lo cual demuestra que no ha habido muchas contrataciones en los trienios más recientes.

Dentro de la conversación inicial del invitado, de las preguntas y respuestas a los reporteros, se refirió a los tres indicadores que más atiende a diario la dependencia a su cargo.

Mencionó que las faltas administrativas podrían ser las más recurrentes. En este caso las quejas y llamadas en contra de los fiesteros (principalmente los fines de semana), así como arrojar desechos en la vía pública, etcétera.

El segundo indicador en que más se trabaja, es el que tiene que ver con los delitos patrimoniales; ya sean robos a casa habitación, automóviles, fraudes y demás.

Y en tercer lugar se ubica la violencia intrafamiliar, ya que diariamente se registran de 65 a 70 llamadas de auxilio en su mayoría de mujeres y menores de edad de las colonias populares y periféricas de nuestra ciudad.

Luego de revelar que hay alrededor de 200 patrullas varadas por alguna falla mecánica, y apenas 60 trabajando, me viene la pregunta ¿qué tan importante sería que los mandos policiacos anteriores se manifestaran al respecto?

También dijo que los 1,182 policías municipales -distribuidos en los tres turnos- perciben poco sueldo y tienen un deficiente equipamiento en armas, chalecos antibalas, uniformes, patrullas y gasolina; por lo que adelantó que antes de terminar este año, contratarán entre 20 y 30 elementos más para reforzar los programas de seguridad en Hermosillo.

Pero lo que más me llamó la atención, es cuando Manuel Emilio Hoyos aseguró que 118 policías de su corporación no tienen aprobado el examen de control y confianza conocido como el C3.

De lo cual me surgen estas dos preguntas:

1.- ¿Estos policías están trabajando normalmente?

2.- ¿Andan armados?

El Comandante lamentó la rapiñosa práctica de algunos de sus elementos que se van de “cacería” por fuera de los bares y antros durante los fines de semana, sabiendo que al salir cualquier ciudadano -de esos lugares- trae aliento alcohólico.

Sobre ese tema, el mismo Manuel Emilio reconoció que en otros tiempos, él también fue víctima de algunos elementos policiacos.

Estas extorsiones policiacas, por cierto, vuelven a tomar auge en estos días en que el semáforo epidemiológico se encuentra en verde en Sonora y que se acercan las fiestas navideñas; por lo cual este de negocios amplían sus horarios de atención al público.

Al recordar la situación que se encontró a la Dirección de Policía Municipal, adelantó que hay mucho trabajo por delante y no solo al interior de la corporación; sino en coordinación con factores y entes externos, ya sea con otras dependencias municipales y de otros niveles de gobierno, y también con la sociedad civil.

Por tal razón, adelantó que habrá una reorganización de mandos, en donde se buscará darles mayores oportunidades a las damas policías.

Finalmente y como un caso que no se había dado en otras administraciones municipales, informó que durante el mes de octubre de este año se pusieron a disposición del Ministerio Público a un total de 57 tiradores de drogas que operaban en diferentes colonias de Hermosillo; ya sea vendiendo cristal, mariguana, pastillas psicotrópicas y otras sustancias dañinas para el cuerpo.

Seguimos la próxima semana.


Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota