El juego de la vida… 

2021-11-15 00:00:00 | Gustavo Tena

Te apena tu voz y la finges para PARECER más interesante...

Te esfuerzas por poner tu mejor gesto para salir mejor en las fotos...

Mientes sobre lo haces para hacer creer a otros que ERES importante...

Te cubres de marcas para SER alguien...

Te cubres con mentiras que solo tapan el brillo que hay en ti.

Pule tu intelecto, llena tu mente de conocimiento y aderézalo aprendiendo a amar quién eres y tú como diamante brillarás... Por siempre.

 

Con esta reflexión inicié este lunes mis publicaciones en redes sociales. Ésta, va enfocada a darnos cuenta que debemos conocernos a nosotros mismos. Tal vez creas que te conoces a ti mismo, pues como no, si tu conoces tus pensamientos y sentimientos ¿Verdad? También esta reflexión es intencionada a que aprendamos a valorarnos ¿También crees que te valoras y te quieres? ¿Será así realmente? 

Tienes que conocerte para valorarte… Yo, un día, me harté del miedo. Me harté de que me dijeran que puedo hacer y que no puedo hacer, un día me harté de que me indicaran en que podía y en que no podía pensar o que podía y que no podía sentir. Fue cuando empecé a decir en voz alta lo que pensaba y lo que sentía… Obviamente, al principio no me fue bien. Mi carencia de conocimiento, limitaba el número de palabras en mi vocabulario para poder exponer y explicar adecuadamente mi sentir y mi pensar.  Me puse a leer y a buscar por todos lados sobre aquellos temas que inquietaban o inquietan mi mente y mi alma, es decir, mi YO SOY

Un mundo de posibilidades se abrió delante de mí… Noté que entre más aprendía, más se amplía mi horizonte de posibilidades. Contaba con más palabras y podía explicar cosas que antes no. Podía defender mejor mi postura, ya los vivales no me podían hacer presa fácil de sus artimañas y palabrerías. Como agradezco haberle hecho caso a esa voz interna de mi curiosidad de ir siempre un poco más allá. Pude ir más allá, pero también pude ir más dentro de mí, al darme cuenta que con un poco de aprendizaje en mi lenguaje, comprendí aspectos propios que nunca imaginé. Eso me aportó más seguridad, menos miedo. 

Después observando a la gente y usando la lógica, me di cuenta que yo era un mal juez de mi mismo. Como la mayoría, no estaba acostumbrado a verme, por lo que siempre pensaba que salía mal en las fotos y por más que me esforzaba en poner mi mejor expresión, más ridículo me veía. La cámara captaba a una persona que no sabía aceptarse como era y obviamente peor salía en la imagen. Hasta que entendí que yo tenía una imagen mental mal hecha de mí mismo con muy poca información, ya que, en todo un día entero, si acaso, solo me vi en el espejo por la mañana al peinarme… Con solo esa imagen construía en mi mente lo que yo creía que veían de mi las personas… Nada que ver, porque las personas podían verme desde la izquierda o de la derecha, de frente, por detrás, desde arriba y desde abajo ¿Cómo iba yo a tener una más correcta perspectiva de mi imagen, si en mente solo contaba con la imagen que veía en el espejo al peinarme después del baño? 

Me di cuenta que la información era como piezas de lego en mi cabeza, puedo construir más cosas en mi mente al tener más piezas. Es como si la información le diera mayor fuerza a mi mente para que mi alma pueda comunicarse mejor, sintonizarse mejor con la mente. 

Y si te lo estás preguntando… Si, la mente es independiente del alma, en la cultura popular le llaman conciencia y lo representan como el angelito que te dice que debes hacer lo correcto, mientras la mente programada por el ambiente que vivimos, es el diablito que nos pide lo opuesto a lo que nuestra alma sabe. Es decir, eres tu mismo el que te avisas de no cometer el error y tu mente, con lo aprendido (adoctrinado), de acuerdo con lo que los amigos nos dicen, lo que vemos en las películas, lo que nos enseñan todas las religiones, lo que aprendimos de nuestros padres y hermanos, etc. nos inclina a hacerle caso o no a la voz de nuestra alma. 

Las palabras tienen tremendo poder, por eso es importante aprenderlas y aprender a usarlas bien, por que son la programación de nuestra mente. Toda la vida escuche que somos este cuerpo y que tenemos un alma en él… La expresión correcta es al revés: Somos el alma que ocupa y utiliza el cuerpo. Si te fijas, el concepto cambia completamente… En el concepto erróneo o manipulado, cuando somos el cuerpo, cabe la posibilidad de morir realmente si perdiéramos el alma. En el otro concepto, el que, para mí, es correcto; somos el alma que usamos por un tiempo él cuerpo y por lo tanto el concepto de muerte no cabe, no existe. Por eso digo que el conocimiento mata el miedo y te permite enfocarte en el SER y entender tu conexión directa con la fuente creadora. 

Por eso, no necesitamos de marcas de ropa encima para “ser alguien”, cuando aprendes de donde vienes y donde has estado, entonces sabrás a dónde vas y quién eres. Y eso, se siente, se nota. También, al entender esto, brillar dejará de ser importante para ti y no hay marcha atrás, habrás salido de un laberinto para entrar a otro al cual irás mejor preparado para no distraerte con lo que “es importante” en el mundo que vivimos y que, como “la vida es corta”, debemos aprovechar… No es corta, es infinita y como juego de video podemos venir las veces que queramos… Al juego la vida, donde la misión es tener experiencias, aprender y SER

Gustavo Tena H.

Un ciudadano pensó

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota